La caravana

 

Imagina que empiezas el viaje del emprendedor y sales de tu casa en tu coche muy feliz de haber tomado la decisión de viajar. Haces unos pocos kilómetros y ves una caravana de miles de vehículos yendo en la misma dirección por el mismo camino. Como ves que todos están allí, asumes que ese es el camino que te lleva a donde quieres ir y te pones detrás. Ciertamente avanzas, pero muy lento. Te empiezas a poner molesto porque hay tramos en los que ni siquiera avanzas…

Mientras te preocupas por los que están adelante y los que vienen detrás, te das cuenta de que hay varios coches tocando el claxon, entonces lo tocas tú también. Ves también que el conductor del auto de adelante baja todas las ventanillas, entonces tú también lo haces. Observas que en otro coche, suena muy alta la música y subes el volumen de tu radio. Ves también que el conductor de un camión baja el equipaje del techo y lo pone en el interior. Tú haces lo mismo sin preguntarte porqué estos conductores están haciendo eso.

El conductor que toca el claxon es para que un perro se quite del camino, quien baja las ventanillas es porque uno de los pasajeros es una mujer embarazada y necesita aire, quien tiene la música alta es porque hay niños pequeños que quieren cantar. El conductor del camión decide quitar el equipaje del techo porque sabe que se acerca un puente y no pasará.

Frente a tu coche no hay perros, no tienes como pasajeros mujeres embarazadas ni niños pequeños que quieren cantar y tampoco eres un camión. Por lo tanto, hacer lo que otros hacen no tiene sentido para ti.

En un momento del viaje sientes hambre y decides detenerte a comer, pero obviamente en el restaurante también hay cola. Cuando vuelves a la ruta, notas que estás detrás de los pocos vehículos que habías logrado pasar.

Todo esto pasa en la caravana. Por eso, al salir de tu casa piensa que tal vez te convenga un camino alternativo. Un camino que en realidad vayas haciendo tú mismo. Será más duro, tendrás que quitar arbustos, sortear obstáculos y solucionar problemas que desconoces completamente. Y mientras vayas limpiando el camino otros decidirán  seguirlo porque ya estará listo para recorrer. Será difícil, pero también emocionante, único y llegarás primero. Si vas a emprender o ya estás emprendiendo,  tú eliges cómo será el viaje ¿la caravana o el camino alternativo?