Trenes pasando

 

¿Conoces la expresión “El tren solo pasa una vez”?  Creo que en realidad es totalmente lo opuesto.  Los trenes pasan todo el tiempo, solo depende de nosotros cuándo nos subimos. Mientras, nos vamos a quedar en la estación matando el tiempo sin hacer nada, sin ir a ningún lugar.

En la estación nos sentimos cómodos, ni felices ni infelices, simplemente es el lugar que conocemos y controlamos. Sabemos que los trenes llegan y se van, que la gente se renueva, sabemos donde están los lavabos y dónde se venden los tickets.

Fantaseamos con la idea de subirnos al próximo tren, pero no lo hacemos, y tenemos una lista de excusas interesantes para dejarlo pasar. La buena noticia es que los trenes van a seguir pasando, y ninguno será mejor o peor que el otro, todos serán el “indicado” y todos llegarán en el momento perfecto.  Y no pasará nada si no nos tomamos el tren, esa es en realidad la mala noticia… no pasará nada.

Si eres de los pasajeros que está sentado en el mismo banquito de siempre viendo pasar los trenes, te cuento que Elvira viene llegando a la estación.

¿Te subes?

 

 
Lola Giardino