¿Y si dejas de leer la teoría sobre “cómo hacer una idea de negocio” y empiezas a hacerla real?